Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Explicación de los Dados
Miér Mar 05, 2014 3:15 pm por Delirium

» Directorio Looking For You
Vie Feb 07, 2014 8:46 pm por Invitado

» The Fairy Tale Land se Afilia
Mar Mar 19, 2013 9:22 pm por Invitado

» AG. Afiliaciones || Servicio de Afiliacion
Sáb Mar 16, 2013 9:27 am por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 8:26 pm por Invitado

» Live in the Edge || Afiliación Élite
Dom Feb 03, 2013 4:49 pm por Invitado

» Tumblr. promocional de Memento Mori (normal)
Jue Ene 31, 2013 10:25 am por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón || Afiliación Elite
Mar Ene 29, 2013 9:32 pm por Invitado

» Élite: Once Upon A Time {Cambio de botón}
Dom Ene 13, 2013 2:44 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Lun Ago 31, 2015 7:21 am.
Titulo aquí
I
II
III
IV
V
VI
Aquí contenido de la pestaña 1
Aquí contenido de la pestaña 2
Aquí contenido de la pestaña 3
Aquí contenido de la pestaña 4
Aquí contenido de la pestaña 5
Aquí contenido de la pestaña 6

Una lectura para tranquilizarme (Libre)

Ir abajo

Una lectura para tranquilizarme (Libre)

Mensaje por Svetlana Zaítsieva el Dom Oct 07, 2012 6:03 pm

Salgo de casa con el libro en la mano, uno de mi preferidos, Romeo y Julieta, de Shakespeare; nos lo mandaron leer en la Academia hace uno años, y desde entonces me lo he leído cientos de veces. Muestra perfectamente lo peligrosa que puede ser la enfermedad, e por eso que a mis padres les gusta que lo lea, no quieren que a mí me ocurra como a mi hermana Kiara, hace mucho tiempo que no sé de ella, pero aunque mis padres me digan que no habrá podido sobrevivir en las tierra salvaje y a pesar de que nunca les he contrariado, los rumores de los inválido aumentan y creo que se encuentra entre ellos. Quizás algún día pueda volverla a ver, aunque sé que eso es casi imposible. Ella no volverá, huyó por algo; y yo no voy a irme de Portland.
Abro el paraguas para evitar mojarme. Se nota que ha llegado el otoño a Maine, pero tampoco llueve muy fuerte, por suerte hay una pequeña zona cubierta que es a donde voy los días que, como hoy, me es imposible leer a cielo abierto. Camino por la calle camino del parque. Suelo ir allí a menudo, simplemente a leer. Mi casa está un tanto solitaria, ahora que ninguno de mis hermanos vive aquí y que mis padres pasan mucho tiempo trabajando. En el parque veo familias o amigos que han ido a disfrutar de las vistas; a veces voy con Emma y con Evelyn a pasear; pero cuando estoy sola simplemente observo, no he hablado con ningún hombre más de cinco minutos a excepción de mi hermano y mi padre; y por supuesto nunca he hablado con un chico incurado, y no me gustaría comenzar a hacerlo ahora que se acerca la fecha de mi operación, dentro de unos años estaré libre de la enfermedad.Ando por las calles con cuidado de pisar ningún charco. Miro el reloj, son las siete de la tarde, tengo dos horas antes del toque de queda, tiempo suficiente para disfrutar del parque tranquilamente.

No tardo en llegar al parque, no está muy lejos de mi casa, además de que he ido andando deprisa para no mojarme y para tener más tiempo antes del toque de queda. Como había supuesto, un día lluvioso como hoy, apenas había gente en el parque. Antes de dirigirme a la zona techada, entro en la cafetería del parque. Me acerco al mostrador, y pido un refresco. A pesar de saber que el chico está curado, no puedo evitar ponerme nerviosa, es algo que me ocurre cuando hablo con algún chico, aunque siempre han sido encuentros así de fugaces, cuando voy a comprar o algo parecido. Supongo que me acostumbraré una vez curada, cuando ya pueda hablar con los hombres tranquilamente.
Salgo de la cafetería y me dirijo finalmente a la zona techada, donde me siento en uno de los bancos que allí hay. Me cruzo de piernas y abro el libro por el principio. El libro está ya un poco desgastado, lo he leído tantas veces, y he pasado tanto mis dedos por sus páginas que se nota demasiado que lo he usado mucho. Comienzo a leer.


Svetlana O. Zaítsieva
Las enfermedades más peligrosas son aquellas que nos hacen creer que estamos sanos
'BY [size=6]JOSSIEASLEY ©️[/size]'
avatar
Svetlana Zaítsieva



Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 30/09/2012
Edad : 25
Localización : Portland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lectura para tranquilizarme (Libre)

Mensaje por Liam Grumpwood el Sáb Oct 13, 2012 3:18 pm

En una de sus incursiones, como cada tanto lo hacia puerto que de algún lado tenia que conseguir víveres para poder sobrevivir, se había adentrado de la cuidad. El nunca había tenido recuerdo aparente de este lugar, mas allá de las historias que su madre le contaba sobre su vida en aquella cuidad, aunque nunca le había contado acerca de aquel regulador que la había embarazado en aquel descampado, el sentía un asco terrible al ver a los incurados y demás humanos viviendo cómodamente dentro de sus casas, mientras el tenia que luchar para sobrevivir en aquel mundo hostil conocido como la tierra salvaje. Ente pelea y pelea, contra carroñeros, los cuales a pesar de ser sus hermanos los repudiaba enormemente por haber matado a su querida madre cuando el solamente poseía ocho tiernos años de edad. La travesía a la ciudad siempre había sido dura, pero tenia un vehiculo robado de una banda de carroñeros así que esto no era problema, el problema real era como entrar sin ser detectado. Para su fortuna había un punto ciego en la frontera, el cual no estaba custodiado por ningún guardia. Así que haciéndose un boquete en este lugar, el podía entrar fácilmente, aunque a veces lo encontrara reparado y tuviera que buscar otro punto ciego. Una ves pasada la frontera, el se dirigía hacia las alcantarillas, era sucio, si, pero un lugar muy seguro para aparecer debajo de la cuidad y habiéndolo hecho, salía a la superficie cual asesino en busca de su presa. Una ves en la superpie, el comenzó a vagar por los callejones, buscando un lugar en donde poder infiltrarse en las calles, lejos de los reguladores y así poder conseguir algo de ropa y comida que robar para si, además de otros artículos de interés que pudiera vender o consumir, como municiones o gasolina.

Para su mala fortuna esa tarde llovía, aunque la lluvia no era problema para el, no le molestaba en lo absoluto estar a la intemperie, pero el hecho de ser uno de los pocos seres caminando bajo esa tarde de llovizna le hacia correr grave peligro de poder ser detectado por algún regulador u otro miembro de la cuidad que reportara su presencia. Las gotas de agua caían por su chamarra de cuero mojado, la cual era impermeable y le protegía de la lluvia. Para su fortuna pudo encontrar un lugar techado y acercándose a el, pudo divisar a una muchacha que se encontraba leyendo amenamente un libro. Sin prestarle atención, busco dentro de su abrigo un paquete de cigarrillos y un mechero. Teniendo ambos en su mano, coloco el cigarrillo en sus labios y encendiendo el mismo, comenzó a dar suaves caladas a aquel tubo de nicotina que tanto le calmaba en aquellas situaciones. Expulsando el humo por las fosas nasales, miro de reojo a la muchacha, la cual se hallaba concentrada leyendo un libro, que en la tapa ponía “romeo y Julieta”, los libros siendo carroñero nunca le habían interesado, aunque a algunos de los inválidos si, francamente no les entendía en lo mas mínimo. Nunca les había entendido, aunque tampoco necesitaba mucho de su compañía, un lobo solitario ese era el.
avatar
Liam Grumpwood



Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 12/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.