Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Explicación de los Dados
Miér Mar 05, 2014 3:15 pm por Delirium

» Directorio Looking For You
Vie Feb 07, 2014 8:46 pm por Invitado

» The Fairy Tale Land se Afilia
Mar Mar 19, 2013 9:22 pm por Invitado

» AG. Afiliaciones || Servicio de Afiliacion
Sáb Mar 16, 2013 9:27 am por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 8:26 pm por Invitado

» Live in the Edge || Afiliación Élite
Dom Feb 03, 2013 4:49 pm por Invitado

» Tumblr. promocional de Memento Mori (normal)
Jue Ene 31, 2013 10:25 am por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón || Afiliación Elite
Mar Ene 29, 2013 9:32 pm por Invitado

» Élite: Once Upon A Time {Cambio de botón}
Dom Ene 13, 2013 2:44 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Lun Ago 31, 2015 7:21 am.
Titulo aquí
I
II
III
IV
V
VI
Aquí contenido de la pestaña 1
Aquí contenido de la pestaña 2
Aquí contenido de la pestaña 3
Aquí contenido de la pestaña 4
Aquí contenido de la pestaña 5
Aquí contenido de la pestaña 6

Pillaje | priv Georgina M. Stuart

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pillaje | priv Georgina M. Stuart

Mensaje por Liam Grumpwood el Dom Oct 14, 2012 12:46 pm

Luego de haber estado un rato en el parque, liam se centro en lo que iba a hacer en la cuidad, el saqueo. Si, por un lado era divertido, tener que romper cosas y golpear gente para conseguir lo que el quería, pero por otro lado la cosa se volvía peligrosa si se quedaba mucho tiempo en un solo lugar, a demás de que esta no era la primera ves que entraba en la cuidad para robar cosas. Las mismas iban a ser vendidas, intercambiadas o si eran de suma utilidad consumidas por el. Así había sido desde que tenia memoria, desde la muerte de su madre, y la vida que vino después, únicamente viviendo para el ya que ahora no necesitaba vivir para alguien muerto. Vagando solo, en un el bosque y el desierto, con la única compañía a su lado que algún objeto contundente o alguna arma de fuego, al igual que su inagotable deseo de mantenerse con vida. A veces envidiaba a los que vivían en la cuidad, quería saber como seria tener una casa propia, una familia, amigos con los que salir a tontear por ahí, hasta inclusive tener que leer… cosa que no le encontraba mucha diversión.

Con una barra de metal en mano, la cual se utilizaba para hacer fuerza y abrir distintas cosas como cajas y puertas, el avanzaba a paso lento por la calle, mirando las casas. Viendo de que no hubieran muchas personas a su alrededor, odiaba tener que irse sin las manos vacías, pero la presencia de los guardias avisados por los curados era algo que detestaba, es mas, deseaba golpearlos hasta romper sus cabezas como sandias. Prosiguió con la marcha, borrando esa idea de su mente, a paso lento y tranquilo, como si de un peatón normal se tratase, no quería levantar sospechas. Cuando hubo llegado a una esquina, pudo divisar un edificio abandonado, el cual parecía que no hace mucho la gente se había mudado de allí, capas, capas encontraría algo de valor dentro. Acercándose a la puerta, pudo notar como había una cinta de policía, la cual según tenia entendido marcaba donde se habían cometido delitos. Sin importarle lo mas mínimo esto, comenzó a hacer palanca para romper la cerradura de la puerta. Hizo fuerza con aquella barra de metal, hasta que finalmente la puerta cedió y le permitió el paso hacia adentro. Una vez dentro, contemplo una sala de estar, con muebles polvorientos, cubiertos por celofán. Sin prestarle atención a los mueves, el se acerco hacia un mueble de madera muy fino pero cubierto por una capa de polvo, el cual tenia una vitrina, llena con botellas de licores de todos tamaños y formas. No resistiendo la tentación, liam rompió el vidrio y tomo una botella, acercándose a uno de los sillones cubiertos de celofán y quitando el mismo para sentarse cómodamente en el. Sintiéndose como un duque, el destapo la botella y comenzó a dar pequeños tragos, mirando las cenizas del hogar fijamente, como si ese lugar le resultara nostálgico.

-este es un desperdicio este lugar…-

Miro nostálgicamente los cuadros y fotos de las paredes, al igual que las cortinas blancas, cuyas ventanas se encontraban tapadas con maderas clavadas al pared, como si los policías no quisieran que la gente viera dentro de la casa. De pronto un sonido de alerto, como unos pasos que se acercaban, se quedo estático en el sillón, esperaba que solo fuera su imaginación, tenia miedo, pero tomando firmemente la barra de acero con su mano espero a que lo que se estaba acercando hacia el no fuera alguien que pudiese delatar su posición.
avatar
Liam Grumpwood



Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 12/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pillaje | priv Georgina M. Stuart

Mensaje por Georgina M. Stuart el Lun Oct 15, 2012 3:40 pm

Llevaba toda la mañana sin parar, trabajando y trabajando. No entendía porque se había incrementado así de la noche a la mañana, y había tenido que cancelar un par de citar con el de la inmobiliaria, pasar las citas a por la tarde, pues por suerte hoy no tenía turno de tarde. Mientras esperaba entre prueba y prueba había mirado las hojas que me había mandado y sonreí aunque con un nudo de nervios en el pecho. Era un paso muy grande el que iba a hacer. Mudarme a mi propio apartamento. Ni siquiera sabía cómo salió el tema durante la cena hace apenas unos días. De un momento a otro mis padres me alentaban a hacerlo, alegando que era una buena idea el ir independizándome de ellos, y yo, con las ganas de estar por mi cuenta no decía que no. Aunque me daba mucho respeto el tener mis propias reglas, dentro de lo que cabía.

Ahora, tras una ligera comida, en la que apenas había probado mi sandwich, andaba hacia el lugar de encuentro con el hombre que me enseñaría algunos apartamentos modernos y que se adaptaban a mi presupuesto, bueno, eso en teoría. De primeras me llevó a la zona centro, con unos pisos impresionantes, y más habitaciones de las que iba a utilizar realmente. Obviamente, algo así no me lo podía permitir, ni con la ayuda que mis padres me habían otorgado para los primeros meses, mientras me estabilizaba en el trabajo. Piso tras piso iba rechazándolos educadamente, y con algo de pena. Esos eran los sitios ideales. Pero mantenía la esperanza que con mi sueldo en un par de años podría estar viviendo en algo así. Por lo que, a medida que el presupuesto se acercaba más al mío, la calidad de los apartamentos también decrecía. Ya cuando, daba la tarde y la tarea por perdidas, me llevo a una zona más humilde, donde vi un apartamento que no estaba mal, con dos habitaciones, salón, cocina y baño. Estaba ligeramente por encima de lo que tenía planeado pero no me importaba, en aquello. No era algo excesivo, y no quedaba demasiado lejos del trabajo. Tras darle aquel como una posibilidad fuimos a ver otro mucho más barato, eso sí, la zona no era mi ideal. Pero por no hacerle el feo entré al edificio, medio abandonado.

Iba subiendo escaleras y atravesando pasillos hablando con mi acompañante, y justo cuando llegamos al rellano del apartamento a ver, una llamada interrumpió la visita. Mi acompañante se tenía que ir, pero me invitó a verlo por mi cuenta. En ese momento, escuché un ruido al otro lado de una puerta precintada y rota del apartamento que iba a ver, seguramente algún intruso. Mi acompañante también se percató de ello - Igual deberíamos llamar a los reguladores...- comentó más dudoso por dejarme sola a lo que rápidamente contesté - No creo que haga falta, seguramente será una rata.- me sorprendí al escucharme al defender a quien fuera que estuviese robando. Así, poco a poco cedió en no llamar a nadie y se marchó, dejándome sola y enfrentándome a saber qué. Abrí la puerta y entré dudosa, rezando por salir viva de aquel lugar.



Gina M. Stuart


Spoiler:

avatar
Georgina M. Stuart



Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pillaje | priv Georgina M. Stuart

Mensaje por Liam Grumpwood el Vie Oct 19, 2012 7:05 pm

Escuchando la voz de una mujer, el muchacho apretó más su barra de hierro y colocándose de pie comenzó a caminar lentamente hacia la cocina, la cual se encontraba pegada a la sala de estar de la entrada. Una ves hubo llegado al umbral de la puerta, la abrió lentamente y luego la cerro tras de si. Una vez dentro pudo apreciar una derruida cocina, cuyas paredes estaban llenas de manchas negras y la pintura de las mismas comenzaba a descascararse debido a la humedad. Además de esto, habían telas de araña en las esquinas superiores del techo, las cuales le daban al lugar un cierto aspecto lúgubre, típico del de las películas de terror, aunque claro el no se dedicara a mirar las mismas. Una ves dentro, comenzó a caminar, dando vueltas alrededor de la mesa, tratando de buscar un lugar en el cual pudiera pasar desapercibido de la vista de la muchacha, no quería tener que matarla, aunque seria divertido, pero esto atraería mucho la atención dentro de la cuidad. Finalmente de tanto dar vueltas se decidió por salir de la cocina y colocarse en el umbral de la escalera, la cual conducía a los pisos superiores de la casa. Esta misma se encontraba ubicada a la derecha de la cocina, en un pequeño pasillito, en el cual a la derecha del mismo había una puertita donde se guardaban cosas de la limpieza. Al ver la misma, liam sonrío a medio labio y abriendo la misma sigilosamente se metió allí dentro para luego cerrarla del mismo modo sin tratar de hacer ruido. Una vez allí dentro, se recargo contra la pared y suspiro, observando el foco apagado de aquel pequeño cuarto.

-espero que no me encuentre aquí dentro-

Pensó para si, y emitió un leve suspiro. Su corazón comenzaba a latir mas rápidamente al sentir la idea de que tal ves la mujer podía acercarse hacia donde el estaba ubicado y en aquel entonces si correría grave peligro. Mirando a su alrededor, en aquel reducido espacio, pudo notar como habían algunos productos de limpieza abandonados ya hace mucho, cubiertos por una gruesa capa de polvo que apenas dejaba distinguir lo que eran en verdad. Comenzó a adivinar, por así decirlo, jugando a adivinar que cosas se hallaban debajo de aquellas capas de polvo. Para su fortuna el no era una persona que tuviera alergias así que la presencia del polvo no era un mayor problema para el, aunque a veces fuera molesto cuando se levantara viento y estuviese mucho a su alrededor. El podía sentir los pasos de la mujer, caminando por aquella sala de estar, para su buena suerte aun no había abierto la puerta de la cocina, suspiro aliviado ante esto. Pareciera ser como si la muchacha no se dio cuenta de que el se fugo y ahora se encontraba escondido, como una rata, dentro de aquel pequeño armario de la limpieza. Le recordaba mucho a cuando era pequeño y tenia que esconderse de los demás carroñeros salvajes que andaban dando vueltas. Dignándose a escuchar solamente los pasos de la mujer, se quedo inmóvil, estático, observando a la nada esperando a que aquella muchacha se marchara finalmente.


bitch please I'm mana:
avatar
Liam Grumpwood



Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 12/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pillaje | priv Georgina M. Stuart

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.