Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Explicación de los Dados
Miér Mar 05, 2014 3:15 pm por Delirium

» Directorio Looking For You
Vie Feb 07, 2014 8:46 pm por Invitado

» The Fairy Tale Land se Afilia
Mar Mar 19, 2013 9:22 pm por Invitado

» AG. Afiliaciones || Servicio de Afiliacion
Sáb Mar 16, 2013 9:27 am por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 8:26 pm por Invitado

» Live in the Edge || Afiliación Élite
Dom Feb 03, 2013 4:49 pm por Invitado

» Tumblr. promocional de Memento Mori (normal)
Jue Ene 31, 2013 10:25 am por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón || Afiliación Elite
Mar Ene 29, 2013 9:32 pm por Invitado

» Élite: Once Upon A Time {Cambio de botón}
Dom Ene 13, 2013 2:44 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Lun Ago 31, 2015 7:21 am.
Titulo aquí
I
II
III
IV
V
VI
Aquí contenido de la pestaña 1
Aquí contenido de la pestaña 2
Aquí contenido de la pestaña 3
Aquí contenido de la pestaña 4
Aquí contenido de la pestaña 5
Aquí contenido de la pestaña 6

Can I play with madness [Alexandra]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Can I play with madness [Alexandra]

Mensaje por Igor L. Sokolov el Sáb Sep 22, 2012 6:41 pm

Era sábado en la mañana aun, aunque el día se escapaba más rápidamente que otros a diferencia de otros fines de semana. A contrario de siempre me había despertado tarde, lo que probablemente se debiera a mi cuerpo poniéndose al corriente de una falta de sueño constante que me había atacado al enterarme de que Marion se casaba nuevamente. Aun recordaba el día que me entere puesto que me llegó una invitación toda lujosa a la dirección de mi departamento de soltero, Marion y fulano lo invitan usted a su ceremonia de unión. Me emborraché tanto en las dependencias de mi hogar que estuve a punto de marcar a los números privados del consejo pidiendo explicaciones o incluso una nueva novia para mi, si no fuera porque eso no la volvería loca de celos como me había vuelto yo. Ella tenía derecho a tener una vida normal según lo que la intervención le había obligado a pensar, yo en cambio sería disfuncional con la pareja que me pusieran puesto que no tenía ni la más leve intención de tener la vida que ellos planearon para mi. Hacía dos meses de su unión y yo aun me encontraba hecho mierda, llamaba al hombre "hey" y me negaba a escuchar cuando me corregían con su nombre correcto. Solo lo veía dos veces en el fin de semana, cuando iba a buscar y a dejar a mi hijos.

Solo tenía derecho de verlos los domingos, por mandato del consejo como hombre divorciado, pero siendo que son aun muy pequeños no podía siquiera llevármelos a casa a dormir. Estaba terminantemente prohibido, en cambio solo podía ir a casa de mi ex mujer un domingo por la mañana, llevarlos al parque, a comer y a jugar y devolverlos máximo a las 7 de la tarde. Por que no era posible que yo los tuviera más tiempo que eso y si reclamaba podría incluso podría echar a perder mi coartada y dejaría todas las sospechas del consejo sobre mi y mi interés en mis hijos. No, tenía que acatar, ayudar a los resistentes y jugar bien mis papeles, si solo soportaba un poco más conseguiríamos destruir su imperio y entonces nadie tendría que cuidarse las espaldas nunca más.

No es que fuera demasiado común mis incursiones por territorio salvaje, solo venía aquí cuando tenía que dejar algún mensaje a los resistentes o venía a buscar los mensajes que ellos me dejaban. Nuestro sistema era simple, en una de estas casas abandonas, en un cajón con documentos insulsos una nota en un código binario simple, que a nadie más le haría sentido excepto a nosotros mismos. Yo no tenía nada que decir, pero cada sábado venía para acá y revisaba si necesitaban algo, las cosas en la periferia no eran tan buenas como los que estábamos supuestamente curados. Como siempre, y por si alguien me seguía, me metí en una casa que no era, solo para prevenir y confundir a cualquiera que siguiera mis pasos.


avatar
Igor L. Sokolov



Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 20/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Can I play with madness [Alexandra]

Mensaje por Alexandra M. Lawrence el Dom Sep 23, 2012 3:05 pm

Acababa de regresar de la ciudad. Era sábado por la mañana, aunque ya casi alcanzaba el mediodía y me había colado en Portland para robar algo de comida, lo cual no me llevó mucho tiempo. Llevaba años cuidándome sola, por lo que tenía práctica más que de sobra como para saber cuáles eran las zonas menos vigiladas de la frontera por donde poder adentrarme. La misión había resultado todo un éxito, ya que había conseguido una barra de pan y un buen trozo de queso, así que tendría para comer todo el día. Lo primero que hice al llegar a tierra salvaje, fue ir a ese pequeño "escondite" junto a la orilla del río donde solía acudir siempre y que estaba oculto entre maleza, por lo que nadie iba nunca por allí. Me lavé las manos en el río secándolas en mi desgastada ropa y saqué mi pequeño botín, rompiendo un trozo de pan y comiéndolo con ganas, estaba hambrienta.

Sabía que si me aliaba con algún infiltrado en la ciudad o a algún grupo organizado de carroñeros podría comer más y mejor, pero prefería la soledad, y había aprendido a apañármelas sola. Si no hay nadie a tu alrededor, nadie puede darñarte, porque con el paso del tiempo había descubierto que el dolor físico, por muy terrible que fuera, era una bendición si lo comparabas con los daños al corazón. Hacía años que había perdido a toda mi familia, y poco después a un viejo conocido que siempre me había ayudado, y después de más de diez años, mi corazón seguía sangrando por las pérdidas. Las heridas en la piel sanan, son fáciles, las de el corazón permanecen como grabadas a fuego.

Suspiré suavemente sacudiendo la cabeza, no podía dejar que esos pensamientos inundaran mi mente y me volvieran débil. Guardé la comida restante en un pequeño saco que llevaba siempre conmigo y salí de allí con cuidado de que nadie me viera viniendo de aquel lugar. Una vez fuera de allí, vi a lo lejos a un hombre algo sospechoso, no parecía un habitante de las tierras salvajes, es más, estaba segura de que jamás le había visto por allí, de modo que decidí seguirle preparada para lo que pudiera pasar. Caminé un poco tras él alejada para que no se percatara de mi presencia hasta que vi que se metía en una de las casas abandonadas, de modo que me acerqué rápidamente y tras comprobar por una pequeña ventana que estaba solo entré. -No deberías estar aquí. No perteneces a este lugar. -dije con voz dura y fría. No me fiaba de la gente de la ciudad, y mucho menos de aquellos con una apariencia tan sospechosa como este, y no dejaría que pusiera en peligro nuestro modo de vida.




Luka:
avatar
Alexandra M. Lawrence



Mensajes : 382
Fecha de inscripción : 29/08/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Can I play with madness [Alexandra]

Mensaje por Igor L. Sokolov el Dom Sep 23, 2012 10:45 pm

Cuando llevas tanto tiempo mintiéndole a todo el mundo a tu alrededor, aprendes a fijarte en las sutiles señales que te dicen que te están siguiendo. No es un entrenamiento especial, ni habilidad sobre humana de sigilo, solo era un hombre que por cuatro años había tenido que mentir y cuidar su espalda y se había vuelto más cuidadoso. La mirada la sentía en mi nuca mientras caminaba, pero era innevitable que esto sucediera si caminaba por territorio salvaje, lo mejor que pudiera pasarse es que fuera un inválido porque con esos no tenía problemas, incluso si fuera un carroñero no sería tan malo, pero si era un soldado del consejo, entonces ahí no podría explicar que estaba haciendo en este lugar. Por eso en el momento en que entré en esta casa estaba esperando ser encarado, o al menos salir hasta que fuera seguro para ir donde realmente quería ir. Me puse a mirar y curiosear por el primer piso, podría salir por alguna ventana o por una puerta trasera, después de todo el lugar estaba destrozado y no se podría encontrar nada allí, pero no haría ningún movimiento mientras no supiera que fuera seguro.

Los pasos me alertaron pero ni siquiera miré hacia atrás cuando la voz me reclamó con cierto tono incivilizado que este lugar no me correspondía. Me giré lentamente con una cara de seriedad absoluta como cualquiera de mis compañeros curados pondría si anduvieran vagando por territorio salvaje, cosa que no muchos hacían si no iban bien resguardados o era su trabajo. Lo mio ninguna de las dos cosas, y ahora que lo pensaba pude haberme traído algo para protegerme, mira que estar frente a alguien que me iba a atacar para robarme no es lo idea. Miré fijamente a la mujer que se me presentaba, era hermosa, para ser una salvaje, aun la vida complicada que llevaba le podría quitar eso. Me fije más allá, detrás de ella, si venía sola y así era, porque nadie más parecía entrar o hacer ruidos afuera, igualmente di un paso atrás, para indicar respeto, siempre he sabido que cuando subestimas a tu enemigo te sorprende, y en mi caso siempre he intentado que me subestimen.

-Nadie pertenece a este lugar, por eso están abandonadas- expliqué con toda la seriedad de mundo, o toda la que podía fingir. Mi coartada era mucho más importante tanto aquí como en Portman, no todos los resistentes podrían saber lo que yo estaba haciendo, no podía darme el lujo de que si eran capturados pudieran informar acerca de mi comunicación con los resistentes, habían muchas formas de quebrar a un hombre o mujer, y el consejo sabía muchas torturas. Miré alrededor tratando de sonar incluso inocente en mis preguntas -¿vives aquí? ¿eres una inválida? ¿sabes? yo podría curarte- dije como si realmente creyera que está enferma de amor, y que estaría agradecida si yo la curaba, pero era todo parte de mi teatro, necesitaba que ella pensara igual que todo el mundo que yo era un curado común y corriente, que creía que ya no estaba enfermo y que todos los salvajes lo estaban.


avatar
Igor L. Sokolov



Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 20/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Can I play with madness [Alexandra]

Mensaje por Alexandra M. Lawrence el Mar Sep 25, 2012 9:59 pm

La vida en las Tierras salvajes era dura, y mucho más si cuando eres pequeña pierdes a tu única familia y poco después al hombre que lo habríadado todo por protegerte. Me había costado lo mío recuperarme de aquellos golpes pero con el paso del tiempo aprendí que lo que no mata, fuerza te da, y por suerte ninguna pérdida por dolorosa que hubiera sido, me había conducido a la muerte. Si olvidabas el dolor provocado por la pérdida de un ser querido, podías darte cuenta de que todo eso me había servido para ser más independiente y aprender a valerme por mi misma en aquel lugar apartado de la "civilización" en la que vivían aquellos que creían que querer era un síntoma de enfermedad. Tras la muerte de mis seres queridos, yo misma me había jurado que no querría a nadie más, ya que si no había nadie importante para mí, no me dolería ninguna otra muerte, pero en lo más profundo de mí sabía que aquello era imposible. De una forma u otra, los habitantes de las Tierras salvajes se habían convertido en mi familia y cada muerte dolía como una puñalada directa al corazón, pero eso no me debilitaba, sino todo lo contrario. El Gobierno y todo aquel que lo defendiera, terminaría pagando por todas y cada y de las muertes de las que habían sido causantes.

Observé a aquel hombre frente a mí. Era más que evidente que venía de Portland y que no era uno de los "nuestros" sino un maldito curado más. Físicamente resultaba atractivo, pero su sola presencia y lo que en cierto modo representaba solo me producía asco. Le miré de arriba a abajo con desprecio, para mí ese saco de carne y huesos ya no era más que un robot sin necesidad de baterías. A pesar de que el único amor que yo había sentido hasta el momento había sido simplemente por mi familia y un par de amigos, estaba convencida de que vivir sin amor era un castigo, y en ningún caso una "cura". Le miré con cautela comprobando que no fuera armado. Se encontraba en territorio salvaje, mi territorio, y lo defendería con uñas y dientes si fuera necesario, por lo que me convenía saber contra que me enfrentaría en caso de que las cosas se pusieran feas. Por suerte, los años de soledad en los que tuve que cuidarme sola me enseñaron muchas formas de pelea, además de desarrollar mi fuerza que en una chica normal sería escasa y en mi caso era bastante aceptable.

-No eres de Tierra Salvaje. -dije secamente aclarando que no me refería a la casa en concreto, sino al territorio. -Apestas a ciudad, está claro que no tienes nada que hacer aquí, así que será mejor que te largues antes de que te ocurra algo malo. -dije con cierto tono amenazante pero sin llegar a sugerirle que aquello "malo" podría llegarle por mi parte. Escuché sus palabras y una profunda mueca de asco seguida de una de desprecio se dibujó en mi rostro. -Aquí soy yo quien hace las preguntas. Eres tú quien se ha salido de su territorio. ¿Qué buscas en estas tierras? No tenemos nada para ti. -dije haciendo notable la idea de que la población estaba totalmente dividida a causa de la operación con la que ellos pretendían curar a las personas del sentimiento más puro jamás existido.




Luka:
avatar
Alexandra M. Lawrence



Mensajes : 382
Fecha de inscripción : 29/08/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Can I play with madness [Alexandra]

Mensaje por Igor L. Sokolov el Vie Sep 28, 2012 9:07 am

No venía armado, ella podría notar eso, pero no lucía como una simple inválida y ya el hecho de que me enfrentara me demostraba que no era una mujer que pasara de luchar, y eso siempre me traería peligros a mí, que si me adentraba en territorio salvaje. Ellos no me conocían, no sabían lo que yo estaba haciendo con ellos y no me debían ni una clase de gratitud ni consideración. Muchas veces antes tuve la mala fortuna de encontrarme con los que en el consejo llamaban carroñeros, personas que sobreviven gracias a lo que dejan las personas que ellos mismos matan, y si bien la mayoría de las veces pude escapar gracias al mismo ingenio que poseo, otras tantas mi suerte no fue la misma. Me habían golpeado, me habían casi matado, sino fuera porque la fortuna a pesar de la desgracia me había seguido sonriendo cada vez y algo o alguien llegaba a salvarme. Porque por el momento soy el único hombre que trabaja en las entrañas del mismo mal para tratar de solucionar un problema que es antinatural, que es una ridiculez, que no permite a nadie amar. Pero a pesar que uno, dos o quizás tres líderes sabían mi nombre, conocían mi rostro y sabían lo que yo estaba haciendo por ellos, mi decisión había sido mantenerme al margen de que el resto de su población se enterara. Era un arma de doble filo, lo sabía muy bien, mientras me protegía de una posible captura de mis aliados donde mi nombre pudiera ser mencionado, cuando venía a territorio salvaje me hacía vulnerable porque me veían como enemigo. Por eso tenía que más que nunca parecer un curado y completamente inofensivo, hasta poder huir y perderme de su vista.

Me quedé de piedra cuando comenzó con las amenazas, esta chica a pesar de que no parecía peligrosa definitivamente podría serlo y levanté las manos en son de completa rendición -lo siento, no quise meterme solo…- que excusa podría dar, estaba paseando y por la frontera y sentí curiosidad de explorar, esa la había usado un par de veces, pero nunca sabía cuando iba a dejar de funcionar. Mis ojos habían vagado por la casa y captado todos los detalles que podrían serme útiles, mi memoria analizaba las posibilidades de manera rápida y por ahí había un cuadro de personas que no lucirían muy lejano a mi mismo. -Esta casa perteneció a mi familia, solo vine a ver si había algo que salvar, no me parece lógico que ustedes se queden con todo esto- dije tratando de parecer lo más frío posible, aunque no me era muy difícil. Nunca fui una persona que demostrara muchos sentimientos además de la ira, cuando pequeño eso fue lo que más sentí, ira contra mi mundo hasta que me refugié en la ciencia. Pero a veces me sentía impresionado de mi propia inhumanidad frente a temas que deberían afectarme, como la muerte de algún joven cuya intervención fuera mal. Era como si mi propia intervención hubiera ido más mal de lo que pensé, quizás y solo quizás había logrado parcialmente intervenirla y si había matado una parte de mi cerebro, una parte importante que podía sentir. -Lo siento si te ofendí-


avatar
Igor L. Sokolov



Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 20/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Can I play with madness [Alexandra]

Mensaje por Alexandra M. Lawrence el Sáb Sep 29, 2012 8:46 am

Realmente no entendía que hacía allí aquel hombre. ¿Qué podría encontrar en una vieja casa abandonada que le sirviera de utilidad al Gobierno? Por otro lado, si pretendía conseguir alguna información sobre nosotros, lo más lógico habría sido intentar infiltrarse, parecer uno de los nuestros, pero el individuo que había frente a mí estaba muy lejos de parecerlo. Tal vez fuera un simple curioso. De vez en cuando algún curado se colaba en Tierra Salvaje con el fin de curiosear en nuestro modo de vida y nuestras gentes, como si para ellos nosotros fuéramos una atracción de feria, en lugar de personas que luchan día a día por su vida y por mantener sus sentimientos en contra de las imposiciones del Gobierno por el que ellos se habían dejado arrastrar como si de ratas de laboratorio se tratase.

Los curados me resultaban gente repugnante. Obviamente odiaba al Gobierno con todo mi corazón por lo que le hacía a la gente y por lo que le había hecho a mi familia, pero los curados simplemente me daban asco. Al fin y al cabo, las personas que controlaban la ciudad únicamente estaban haciendo lo mismo que yo, defender sus ideas y tratar de imponerlas, pero todas aquellas personas que se sometían a la intervención por voluntad propia... ¿realmente pensaban que el amor era una enfermedad? ¿Acaso nunca lo habían sentido? ¿No veían que podía ser algo hermoso? Era algo que no me entraba en la cabeza y me inspiraba un insoportable rechazo.

Miré a los ojos de aquel hombre que permanecía frente a mí. Parecía una persona normal, alguien como yo, pero sus ojos parecían fríos, no tenía sentimientos. El simple hecho de pensar en mí siendo como él me horrorizaba, jamás dejaría que me intervinieran aunque aquello me costase la vida. -¿Lo sientes? -solté una suave risa irónica. -Permíteme que lo dude. No sentís nada. -dije con asco. Vi como miraba a nuestro alrededor e hice los mismo para comprobar si había algo que le pudiera resultar interesante, pero únicamente vi algunas fotos y recuerdos de las personas que vivían allí anteriormente. Escuché sus palabras y dibujé una expresión de desprecio en mi rostro. Efectivamente, las personas de las fotografías eran semejantes al intruso, pero esa no era la cuestión, lo que realmente me asqueaba era lo que había dicho. El único motivo por el que estaba allí era porque no le parecía "lógico". -¿Lógico? -reí secamente. -Por supuesto que no es lógico. Las familias no son algo lógico, guardar recuerdos de aquellos que fueron tus seres queridos no es lógico. Es simplemente normal, normal para alguien que siente, normal para quien tiene corazón. -dije con rabia. Yo había perdido a mi familia y apenas tenía un par de recuerdos de ellos y un maldito curado me hablaba de lógica. -Todo esto, pertenece a Tierra Salvaje. Nos pertenece. No hay nada tuyo aquí. -dije fríamente. Por muy triste que resultara, estaba segura de que yo misma sentía más cariño por las personas que habían habitado el lugar, que aquel hombre que pretendía guardar sus recuerdos por lógica. -No tienes nada que recoger. Tu vida esta al otro lado. Vete con tu mujer asignada y con tus hijos planeados, porque si mueres, ellos todavía podrán sentir el dolor de la pérdida. -dije con rabia. Ese hombre no sentía cariño alguno por sus hijos, si es que los tenía, pero los niños aún poseían la capacidad de hacerlo, solo por eso se salvaría de que lo matara allí mismo. Al fin y al cabo era lo lógico.




Luka:
avatar
Alexandra M. Lawrence



Mensajes : 382
Fecha de inscripción : 29/08/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Can I play with madness [Alexandra]

Mensaje por Igor L. Sokolov el Lun Oct 15, 2012 3:40 pm

Ladee la cabeza, casi portándome como un cachorro que no entiende porque su amo lo está regañando por recién hacer pis en la alfombra del living. Incluso fruncí mi ceño cosa de pretender con mi rostro dar mucho más la impresión de este hombre que no entiende lo que se le dice o quizás en vez de entenderlo, no lo comprende del todo. Me quedé observando a esta salvaje, porque mi primer instinto de supervivencia era decirle a los salvajes que veía que en realidad yo estaba trabajando para ellos, por su bien, que yo era su aliado y probárselos, lo cual era bastante sencillo porque yo tenía como comprobar que estaba de parte de la resistencia y no del consejo. Pero no era posible, como una perfecta coartada tenía que esconderme de todos los que suponía como mis aliados, yo sabía enfrentarme ya a un interrogatorio del consejo, pero era posible que estos salvajes no pudieran resistir sus preguntas junto con sus instrumentos de tortura, y si decían mi nombre yo jamás podría salir de eso ileso. Así que mi primer defensa sería hacerme pasar como loco, ingenuo, indefenso y despistado frente a los resistentes, y como un pro curados con el consejo. Así sobreviviríamos.

Aun como si no entendiera lo que quiere decir, me moví entre las cosas y tomé un par de decoraciones, cosas pocas, como de porcelana que son típicas en casas donde las mujeres son mayores y decoran con artilugios que han pasado de generación en generación. Las observé como baratijas, como si estuviera en una feria de cosas usadas y luego las volví a dejar en el suelo limpiando mis manos de la tierra que había quedado en ellas -tienes razón, son un montón de baratijas, nada que se pueda salvar- terminé limpiando mis manos en mis pantalones poniendo cara de asco. Suspiré y me acerqué a ella, con curiosidad como si nunca hubiera visto una salvaje antes -¿ustedes usan estas cosas? ¿de que les sirve? En realidad no decoraría mi casa con tanta baratija sin sentido-


avatar
Igor L. Sokolov



Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 20/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Can I play with madness [Alexandra]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.